Interés General

Gisela y su contundente respuesta sobre el aborto

Ayer se aprobó la legalización del aborto en Argentina, lo que generó una ola de alegría entre todas las mujeres que estaban esperando fuera del Palacio de Gobierno, y a nivel nacional también.

La lucha de miles de mujeres argentinas ha dado resultado, y por fin dieron en el blanco con uno de sus muchos objetivos. Mujeres a nivel internacional dan su apoyo y comparten alegría y júbilo.

Sin embargo, con ello han vendido cientos de críticas hacia estas mujeres y, a su vez, al presidente de Argentina, Alberto Fernández.

Entre ellos, estaba la presentadora de televisión y empresaria peruana, Gisela Valcárcel. Que, en su cuenta de twitter decidió dar a conocer su postura ante este hecho:

“Qué consejo bueno puede dar este Señor, sus intereses son primero! Fui madre a los 17 años y como cualquier adolescente me asusté ante lo que venía, la posibilidad del aborto estuvo en mi mente, gracias a Dios, en medio del pánico decidí tener a Ethel Sialavida Humanos”

Debemos entender una cosa, para poder surgir como sociedad y progresivamente, como nación.

El feminismo abarca demasiados temas, el aborto no es el único. Una feminista puede estar en contra del aborto, y debe aceptarse su postura, más ella no puede imponer una mentalidad, lo mismo sucede en el caso contrario.

Ahora bien, esta legalización es con base a: evitar fallecimientos de las menores, o mujeres adultas. Para aquella mujer que fue abusada y no desea un hijo producto del mismo. Para la mujer que tiene un esposo machista, el hombre no se cuida, ella lo hace a escondidas pero igual falla la protección. Existen muchos casos, no sólo hablamos de mujeres que por un descuido salieron embarazadas y por ello quieren abortar.

Debemos mirar más allá de las realidades. Sí, abortar es malo, va en contra de todo lo que nos han enseñado. Pero apoyar la comunidad LGTBI también es pecado, ya que nadie dijo que un hombre puede estar con otro hombre.

No porque se apoye, significa que vamos a realizarlo. Aprendamos a ser más empáticos, también a ofrecer una educación amplia; si logramos eso, puede que evitemos los embarazos no deseados.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba