Televisión

Jaime Bayly dijo sobre Vizcarra lo que otros callan

El prestigioso periodista y analista político Jaime Bayly habló este viernes por la noche en su programa de TV, sobre el cierre del Congreso Peruano en manos de Martín Vizcarra.

Dijo Jaime Bayly : «Vizcarra con el apoyo de la izquierda Peruana ha cerrado un congreso mayoritariamente opositor de derechas».

«Vizcarra dijo que ha tomado una decisión que respeta la democracia y la constitución, pero sobre esto hay opiniones divididas. Hay prestigiosos constitucionalistas peruanos que dicen que la decisión de Vizcarra está reñida con la constitución. Y hay muy serios analistas políticos que han concluido que la decisión lesiona gravemente la democracia, puesto que el Congreso opositor era una institución capital de la democracia peruana y ha sido descabezada».

«En los próximos cuatro meses Vizcarra va a gobernar muy convenientemente para él, sin Congreso», expresó Jaime Bayly.

Y continuó diciendo el periodista «Es fácil incurrir en arbitrariedades y demonizar al Congreso que era una institución inmensamente impopular en el Perú y repudiada por la gran mayoría, pero sigue siendo a mis ojos una medida errónea, antidemocrática, una gran error histórico en el que ha incurrido el señor Vizcarra, a pesar que en las calle casi todo el mundo lo aplauda, por ahora, y digan que los Congresistas han sido todos una ratas».

«Decir que los Congresistas eran unas ratas y que esto es un triunfo popular…todo esto se llama populismo. Las masas enardecidas, bárbaras, que quieren guillotinar a sus enemigos, bueno lo están guillotinando».

«Pero yo prefiero no usar ese lenguaje inflamado. Me he cuidado de decir que Vizcarra es o no un dictador  todavía, pero he añadido que es sospechoso de querer ser un dictador y ha dejado a la democracia peruana lastimada».

«Pero la gente en las calles lo aplaude y Vizcarra se siente por un momento alguien que hay hecho historia. Que peligroso todo eso. ¿No?».

«Vizcarra ha decapitado el Congreso y la gente lo ve como un virtuoso a favor de la moralidad pública, y a los Congresistas decapitados, sin hacer excepciones, como unos ladronzuelos, unos corruptos que defendían intereses subalternos».

«Todo esto es bastante debatible porque el Presidente no debe legislar. Los que deben legislar son los Congresistas. El Presidente tiene que Gobernar, y gobernar no es pelearse con el Congreso. Y Vizcarra creo este clima de hostilidad y confrontación con el Congreso para ulteriormente cerrarlo».

«A mí me parece que cerrar el Congreso es un acto de intolerancia y una experiencia traumática. Pero nada de esto advierte el Presidente Vizcarra, quien no tiene demasiado brillo intelectual, no tiene verdadera madera de estadista, pero desde el púlpito en que predica dice que ha hecho esto en defensa de la democracia».

«No lo parece señor Vizcarra. Cerrar un Congreso opositor por muy mala fama que ese Congreso tuviera, no parece una medida democrática».

«Era mejor no cerrar el Congreso. Desde el punto de vista político me parece a mí que ha cometido un error, no menor».

«Vizcarra es un político muy limitado y bastante chato. Está ahí como Presidente por una curiosa carambola. Por una conspiración del azar». «Usted no es un gran estadista. Usted no dio la cara».

«Vizcarra dice que el gran enemigo de su Gobierno es la pobreza. ¿Si el gran enemigo de su gobierno es la pobreza…cerrar un Congreso contribuye a aliviar la pobreza? Yo digo que no».

«Porque si yo soy un inversionista extranjero y pensaba invertir, y veo que el Presidente cerró el Congreso, me doy cuenta que este no es un país serio y mejor no invierto».

«Vizcarra se tendría que haber dedicado a llevar energía eléctrica y agua potable a los barrios más miserables. No le tenía que pedir permiso al Congreso para eso. Pero no lo hizo. Se dedicó a pelear. Se dedicó a crear un clima enrarecido con el Congreso para demostrar que el Congreso, odiado por el pueblo, debía ser cerrado».

«Vizcarra no sabe hablar, no sabe razonar prudentemente, no sabe gobernar. El cargo le quedó grande. No dio la talla. Cuando improvisa, se equivoca. Y se equivoca porque no es prudente».

«Cerrar el Congreso es una imprudencia indigna de un estadista. Los estadistas no piensan en las próximas elecciones, piensan en las próximas generaciones. El estadista tiene una visión de largo plazo. No está pensando en halagar a la calle enardecida. Pero Vizcarra no es, ni va a ser nunca un estadista», concluyó Jaime Bayly.

Comentarios

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba